Zenu Radio

La Adolescencia, una etapa de muchos cambios y complejos

La adolescencia es una etapa del desarrollo en el ser humano donde el individuo experimenta muchos cambios físicos, psicológicos y sociales.

Desde el aspecto físico, en términos generales, se observa el crecimiento de los órganos sexuales, aparición de bello púbico y diversas zonas del cuerpo, aumento de la estatura, en fin todo un complejo hormonal que da pie a cambios tanto en el aspecto exterior como interior del cuerpo del adolescente.

Desde el punto de vista psicológico, la independencia en la toma de decisiones, la afirmación del yo, los proceso de identificación, los cambios en los  roles dentro del entorno familiar y social la experimentación de nuevas emociones, el despertar del deseo sexual, entre otros.

Y desde el punto de vista social hablamos de la pertenencia al grupo la inclusión en actividades sociales, cambios en la comunicación con sus pares, y van de la mano con aspectos psicológicos en tanto hablamos de autonomía e independencia de las figuras de autoridad par este coso como los padres.

Todos estos cambios por los que atraviesan los adolescentes los lleva a experimentar diversos sentires o emociones que en algunos casos están más asociados a la desaprobación por aquellas transformaciones visibles en su cuerpo «no les gusta como se ven: su estatura, su cabello, el rostro, etc».

No se reconocen a sí mismos como atractivos y por ende para el grupo social en el que se encuentran.

De esto subyace un malestar psicológico donde no solo no se aceptan a sí mismos desde un ámbito físico, sino que hay toda una descarga de negativa en cuanto a sus capacidades y aptitudes, «no soy lo suficiente bueno para esto o aquello» en este sentido vemos afectado la consolidación de la autoestima y por consiguiente la formación de un autoconcepto sólido y positivo.

Y esto es entendible, ante los cambios todos los seres humanos hacemos un poco de resistencia, para algunos seres humanos es más fácil adaptarse que a otros a las cosas nuevas. Desde este punto de vistas hablamos de los complejos en los adolescentes.

¿Y que son los complejos en los adolescentes? Los complejos en los adolescentes están asociados a factores de la autoestima, podríamos decir que es la no aceptación de algo, el rechazo o desagrado ante algo que tenemos, la valoración negativa ante algo que poseemos y que nos identifica.

Los adolescentes experimentan diversos complejos dentro de estos podremos reconocer los de índole físico, relacionado con su aspecto exterior. Complejos en cuanto a los logros, relacionado con el desarrollo de sus capacidades o habilidades, destrezas.

Y por último complejos de tipo emocional, relacionados con la baja tolerancia a la frustración o con la incapacidad de lograr ciertas capacidades o habilidades sociales que otros pueden.

En términos generales todos llevan al mismo punto «lo que soy y lo que tengo no es lo suficientemente bueno, agradable o aceptable para que otros me acepten e incluso yo mismo me acepte».

Y es importante acompañar a nuestros hijos en estas etapas porque esto podría afectar de manera considerable su salud mental, causando estados depresivos, trastornos alimenticios, manías, obsesiones y dificultades en la interacción con sus pares – aislamiento social.

Pero, ¿qué hacer como padres para ayudar a nuestros hijos a superar dichos complejos y lograr consolidar de manera positiva su autoconcepto?

Primeo reconocer que nuestros hijos atraviesan por una etapa difícil, comprenderlos, escucharlos y si es preciso facilitar un proceso psicoterapéutico. Escuchar su demanda, e identificar su complejo para que a partir de esa identificación podamos ayudarlo a focalizarse es sus puntos fuertes, habilidades, virtudes, fortalezas y potencializarlos.

Segundo, evitar comparar la fuente principal de los complejos es comparar lo que ellos son con lo que otros son, en diversos ámbitos. Esto refuerza el auto rechazo y la percepción de que los demás no les gusta como son.

Tercero ayudar con la frustración hacerle entender que en la vida nos vamos a enfrentar a obstáculos y que muchas de nuestras experiencias o de las cosas que hacemos y vivimos no saldrán siempre como queremos y esperamos que salgan.

Cuarto, fortalecer la autoestima, reconoce sus fortalezas, incentiva y estimula aquellos aspectos que se le dificulten, enseñar a darle valor a lo que hace y a lo que tiene, un valor real.

Quinto genera independencia sin olvidar tu rol de padre y de figura de autoridad, permítele la toma de decisiones

Sexto estimula los valores principalmente el respeto por las diferencias teniendo en cuenta que cada persona es distinta y que tiene algo importante que resaltar y que esto debe ser reciproco.

Por LINA MARIA MEDINA ALBIS, Psicóloga clínica énfasis en Salud Mental


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube