Zenu Radio

 Ansiedad decembrina

Ansiedad decembrina

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es la preocupación y miedo intensos, excesivos y continuos ante situaciones cotidianas; es un sentimiento de miedo, temor, inquietud, se puede estar ansioso cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles ya sea a nivel personal, familiar o laboral; en esta etapa de pandemia que está atravesando el mundo, los trastornos de ansiedad y depresión van en aumento debido al estrés que provoca en algunas personas el hecho de estar aislados por prolongados periodos de tiempo. Es posible que se produzca taquicardia, respiración agitada, sudoración, sensación de cansancio y es casi normal que se manifieste mucho más en uno de los meses más bonitos del año, diciembre.

Amor, paz, felicidad, alegría, familia y esperanza son algunas de las palabras que resuenan en esta época decembrina, pero no podemos dejar de lado una de las problemáticas que más aumenta en esta época del año, la Ansiedad; esta se manifiesta por medio de algunos síntomas cómo el insomnio, irritabilidad, impulsividad, pensamientos negativos recurrentes, aislamiento social y somatizaciones (dolores musculares, fatiga). Se dice que muchas de las causas que llevan a que se eleven los niveles de ansiedad en las fiestas decembrinas, es debido a diferentes causas como lo son la pérdida de seres queridos, la soledad, pérdida de un empleo, enfermedades, además de los problemas económicos donde se piensa en la ropa y los juguetes para los niños, entre otros.

¿Qué hacer para identificar la ansiedad decembrina?

Lo primero que hay que hacer es reconocer el dolor, porque la ansiedad se produce debido a las situaciones negativas que nos han sucedido en el transcurso del año y de nuestra vida; hacernos preguntas como: ¿qué me ha sucedido durante el año?, ¿qué situaciones me causaron dolor?, después de esto reconocer que el dolor está ahí, luego de que lo reconoces, lo aceptas en lugar de huir de él, de beber de más, de comer de más, de hablar de más, pelear de más. Muchas personas experimentan una mezcla de entusiasmo y agitación en estas fechas, incluso la ansiedad llega a convertirse en dolor físico. Se trata de reconocerlo, aceptarlo y al final conectarlo con la empatía, el amor y el verdadero sentido de la época: Jesús.

¿Qué hacer para combatirla?

Ante la aparición de sintomatología ansiosa en época decembrina, se debe dar espacio y prestar atención a las emociones que surgen en el día a día, para disminuir dichos síntomas encontramos algunas recomendaciones:

No te guardes las cosas, es importante expresar a un ser querido cómo te sientes al respecto.

Ocupa tu mente participando de los rituales que se hacen en familia o con amigos ya sea armar el árbol de navidad, poner el pesebre, decorar tu casa, participar de la elaboración de manualidades de tipo navideño o de las novenas de navidad; participa de las actividades navideñas que se realizan en tu comunidad.

Si has perdido a un ser querido, ora por esa persona durante la cena de navidad.

Acepta tu ansiedad, intenta no juzgarla ni luchar contra ella, date cuenta de lo que te está provocando esta ansiedad aquí y ahora. Qué mensaje te está transmitiendo, de qué te está protegiendo. 

Realiza algún ejercicio físico, eso te ayudara a aliviar tensiones, a disminuir el estrés que estés sintiendo en el momento.

Ve despacio y planifica tus compras, no gastes en exceso, recuerda que la época navideña pasa, pero las deudas quedan.

Cuando veas que estas comiendo con ansiedad fíjate en que te estas atragantando. Prueba comer lentamente, saborear la comida, masticar antes de tragar y detectar en tu cuerpo la sensación de llenura.

Si conoces algún amigo, que perdió algún familiar y se encuentra solo en estas fechas decembrina, invítalo, para que no pase solo estas fechas.

Reconcíliate con tus seres queridos, es una buena fecha para enmendar sus penas.

Por último, es importante tener siempre presente que la ansiedad comienza a ser un problema en el momento en el que nos impide realizar una vida “normal” y satisfactoria. Cuando sobrepasa ciertos límites, el estrés pasa de ser un aliado, a un elemento paralizante.

La ansiedad en sí no es mala. Es una respuesta adaptativa ante una situación que necesitamos responder de inmediato. No sólo sentimos estrés cuando percibimos un peligro inmediato, también cuando llegan épocas como la navideña, porque por lo general se reúne la familia, volvemos a ver a amigos que hace mucho tiempo no veíamos. Se manifiestan ciertos síntomas; el corazón late más deprisa, la respiración se acelera. La sangre se distribuye a los lugares de nuestro organismo donde les va a hacer más falta, los músculos se tensan, comenzamos a sudar, todos esos síntomas, que ahora podemos llamar estrés o ansiedad, son una llamada para que reaccionemos de forma más eficaz y busquemos ayuda antes de que se convierta en algo peor.

La navidad y fin de año son sin duda alguna una época para compartir en familia, con amigos y seres queridos, disfrutar estos pequeños momentos, nos permite llenarnos sólo de emociones positivas. Perdona, ama y vive, reconcíliate contigo mismo y con los demás, es ahí donde estás disfrutando el verdadero sentido de la navidad.

¡Feliz Navidad 2021 y próspero año nuevo 2022!

Martha Alejandra Olivera Viloria.

Psicóloga, diplomado en psicología clínica y salud mental.

Asociación Niños De Papel