Zenu Radio

La amistad

El pasado sábado 4 de diciembre tuve la fortuna de asistir a la conmemoración de los 50 años de egresados como bachiller del Colegio La Salle de Montería.

El reencuentro no se limitó a recordar ese acontecimiento juvenil que nos abrió las puertas para un destino incierto, pero con grandes expectativas.

Nos dimos cuenta el verdadero valor de la amistad, una amistad que nació desde los pupitres por el año 1962 y que aún continúa sin mella y sin mezquindades. Alguien decía que esa es la verdadera amistad.

Todos bordeamos los 68 años y oír La Marcha de La Salle nos llevó a cantar a capela esas notas maravillosas que nos transportaron a esa infancia ida pero hoy con la madurez de estos años producto de una educación religiosa en donde nos inculcaron valores éticos que han servido de norte y guía en nuestras vidas.

Con la nostalgia decembrina y con la gracia de Dios que la pandemia del Covid no nos afectó en materia grave, pudimos celebrar esos 50 años de bachilleres.

“La amistad es un valor universal y moral. Es el afecto personal bondadoso y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato. … El valor de la amistad nos dispone a ser amables y afectuosos con los otros y a tener interés por ellos renunciando a la hostilidad y al egoísmo”. [Periódico El Nuevo Diario de Nicaragua]

Quien no puede estar de acuerdo con esa definición que enmarca todo el sentido de la palabra amistad. Solo hay que aplicar el sentido común y para eso está la vida cotidiana.

Nuestra vida escolar tuvo origen bajo la dirección de los Hermanos de La Salle, sin que existiera celulares, tabletas e internet. Solo un cuaderno y un lápiz en espera de la transmisión de los conocimientos de nuestros profesores. Existía una comunicación íntegra que conformaba una simbiosis entre los compañeros de clases.

Eso trajo como consecuencia la creación de un vínculo que con el paso del tiempo se ha vuelto inquebrantable.  Los amigos son los hermanos de la vida.

Recordar nuestro trasegar estudiantil con muchas cosas de juventud junto a las enseñanzas que nos hicieron sencillamente personas buenas, llenan nuestro espíritu y dan tranquilidad a nuestra descendencia.

“A lo largo de la vida, tenemos la oportunidad de conocer a centenares de personas y, con algunas de ellas, se crearán lazos de amistad que perdurarán a través de los años porque estarán compuestas de una serie de momentos únicos e irrepetibles, en especial durante la infancia.”

El ser humano debe hacer prevalencia en las calidades humanos de sus congéneres, tener claro que los cimientos de una amistad están consolidados en la lealtad y buena fe hacia la otra persona.

Cicerón decía: «Vivir sin amigos no es vivir».  Esa frase en todo su contexto filosófico y mundano refleja que todo ser humano debe tener siempre en cuenta que para interactuar en una sociedad debe contar con personas que lo apoye y quien más que los amigos. Los verdaderos amigos por cuando existen algunas personas que presumen como tales pero que se acercan a hacer daño.

Toda amistad en algún momento se pone a prueba por diversas circunstancias, el éxito es saber superar la situación adversa.

Nota al margen. A pesar de los resultados la votación para el Consejo de Juventud es una oportunidad para las nuevas generaciones de ejercer liderazgo.

Amicitia amicorum magnam laetitiam nobis parat – La amistad de los amigos grande alegría nos depara.

William Quintero