Zenu Radio

Asesinato de líder Kimmy Pernía Domicó se trató de un crimen de Estado que se dio por orden de Carlos Castaño: Mancuso

Bogotá. El exjefe paramilitar Salvatore Mancuso en su intervención en el Encuentro por la Verdad, sobre las poblaciones indígenas, indicó que el asesinato de líder Kimmy Pernía Domicó se trató de un crimen de Estado que se dio por orden de Carlos Castaño.

<<Quisiera aprovechar la oportunidad para pedirles perdón de todo corazón por estos hechos que los han llenado de luto, dolor, sufrimiento, con la muerte del líder indígena del señor Kimmy Pernía Domicó>>dijo Salvatore Mancuso.

Martha Cecilia Domicó, hija de Kimmy, le preguntó a Mancuso donde se encontraban los restos de su padre.

<<Buenos días Mancuso, soy la hija de Kimmy Pernía Domicó. Si escucho tus palabras, tu voz, ahora si nos estamos comunicando. Estoy esperando la respuesta, yo quisiera que me dijera la verdad que hicieron con mi papá, o que fue lo que pasó, quienes fueron los responsables, porque estuve hace un año en la conmemoración de mi papá y fue un dolor para mi tan profundo porque yo decía ” yo no sé donde está mi papá”. Me regalaron unas flores y yo dije “no se adonde voy a llevar estas flores”>>.

A lo que Salvatore respondió >>me duele lo que pasó con la comunidad indígena del Alto Sinú. Yo he querido desde un principio conversar con usted. Lo del líder Kimmy Pernía Domicó fue un crimen de Estado, yo como miembro de factor recibí una orden del comandante Carlos Castaño, en este sentido de asesinar nuestras órdenes eran dar de baja al líder Kimmy Pernía. Las excusas que estaban dando porque fueran excusas. Recuerden que el Estado los censaba, les impedía ingresar alimentos a la zona, lo que ustedes podían llevar no podían llevarlo porque decían que ustedes desde allá alimentaban a los grupos subversivos. Y cuando construyen Urrá, fue una decisión sin consulta que los afectaba directamente a ustedes como comunidad y que eso iba a provocar una ruptura de los elementos y tradiciones de su cultura. Empezaron acciones sistemáticas desde el Estado Colombiano guiadas a debilitarlos a ustedes. Ustedes veían que el Ejército y nosotros como Autodefensas hacíamos retenes, tirábamos en el río las canoas que subían,  la cantidad de alimentos que subían de sus comunidades que señalaban como colaboradores en algunos casos y en otros como miembros directos de la guerrilla que estaban en la zona>>.

Agregó además <<en cuanto a la muerte del líder fue nuestra responsabilidad. No tengo conocimiento exacto del sitio donde fue enterrado en un principio, luego sus despojos mortales cuando ya la Fiscalía venía a hacer unas exhumaciones de fosas dentro de la zona, nos dieron la información y el cuerpo frente al planchón de Calleja fue arrojado al río Sinú, el cuerpo ya después de varios meses de haber sido enterrado>>.

Martha Cecilia expresó <<me esta diciendo la verdad y en este momento no tengo rencor. Yo esperé tantos años que ahora yo creo que voy poco a poco despejándome. Hoy usted me ha dicho que hicieron con él y voy a ir a Callejas a llevar esas flores>>.

<<Ahora tendré un descanso, ahora se que tu estás en el río>>le dijo Martha Cecilia a su padre.

Kimmy Pernía desapareció el 2 de junio de 2001. <<El iba hacia la Fiscalía de Tierralta (Córdoba) y en cada esquina de esa cuadra ya había un hombre. Lo tenían rodeado. Luego lo agarraron dos personas que iban en un moto y lo desaparecieron>>dijo su hija.

A comienzos de los años noventa fue la voz que se alzó en contra del proyecto hidroeléctrico Urra I por la afectación ambiental que tendría sobre el territorio y el río Sinú. Al lado de Alonso y Lucindo Domicó intentó frenar la puesta en marcha de este proyecto a través de la movilización social, comenzando por la recordada marcha Do Wambura (Adiós río).