Zenu Radio

Erosión Marina en Moñitos, el fin de esta amenaza tiene su esperanza puesta en el Pacto de Morrosquillo

Por Blanca Berrío Montiel

Moñitos. Alrededor de 400 familias del corregimiento de Santander de La Cruz, jurisdicción de este municipio costanero, han tenido que desplazarse debido a la erosión marina que avanza a pasos de gigante, acabando con todo a su paso con los sueños, los proyectos y los planes que se hicieron en algún momento en los rincones de las viviendas.

Entre los efectos causados por la erosión marina están el desgaste de la tierra de la costa y en la eliminación de sedimentos de las dunas de arena por las corrientes marinas, olas y corrientes marítimas. Lo que afecta fuertemente a los municipios costeros.

Los fuertes vientos de los últimos días que han provocado el Mar de Leva han hecho que el fuerte oleaje avance amenazando a las familias, a dueños de restaurantes, a todos. La naturaleza no les da tregua.

Una de las habitantes afectadas es Cecilia Buriel Julio, quien le hace un llamado al Gobierno Nacional para que intervenga. “Queremos que lleguen a Santander de La Cruz para que vean lo afectados que estamos. La erosión, cada día, se está comiendo al pueblo.”

“Estamos enterrando unos palos con sacos de arena para que nos ayuden a prevenir unos días más, pero esperamos que el Gobierno nos haga unos espolones”, agregó. La mujer reconoció que esta lucha la han apoyado Remberto Burgos y Hernán Villalba, funcionarios del Municipio.

Otro residente asegura que han estado en el olvido desde hace 20 años: “Hemos vivido con el engaño de que nos visitan y nada. Esta es la segunda fila de casas que se lleva el mar. No podemos vivir del engaño y la mentira”.

Agregó que solo los visitan cuando aparece este fenómeno, entre diciembre y marzo, pero de soluciones, nada de nada. “Que cosa tan lamentable que nuestro pueblo no aparezca en el mapa”, afirmó.

Ante esta problemática la comunidad ha ubicado barreras como medida de protección, pero la fuerza de la corriente ha destruido estas barreras de protección, lo cual ha ocasionado que el mar avance con más fuerza. Con poca playa y casas deshabitadas los turistas tampoco llegan.

Pero, Santander de La Cruz no es el único, Bahía Rada también ha sido golpeada por la inclemencia de las olas y aunque sus habitantes se las han ingeniado artesanalmente para frenar la fuerza del mar, este parece seguir avanzando con fuerza imponiendo su voluntad manifiesta de acabar con la playa y todo lo que haya a su paso.

La esperanza del pacto

La problemática de la erosión costera ve una luz, que se espera no lejana, que permitirá encontrar soluciones concretas y financiadas para hacerle frente al problema, se trata de las obras de impacto que trae consigo el Pacto de Morrosquillo.

De hecho esta mañana, una comisión de funcionarios visitaron Bahía Rada para conocer la situación. Allí el alcalde Javier Olea expuso a los integrantes de la comisión la importancia de priorizar Santander de La Cruz y Bahía Rada entre los trámites urgentes para intervenir la erosión marino costera en su localidad.

En ambos sectores se han perdido calles, casas y las olas amenazan ahora a los colegios públicos. Por eso la esperanza de las comunidades y con la priorización de la Administración Municipal, está puesta en que ahora sí se pueda hacer algo que frene este fenómeno y esas zonas se puedan reactivar turística y económicamente.

Apoyo gráfico Guillermo Alcázar Alegría


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube