Zenu Radio

Tres voces, tres estilos, tres manifestaciones

La diversidad cultural que tiene el departamento de Córdoba es una de las características más importantes que posee este territorio.

Mucho se ha hablado de fiestas, carnavales, festivales, música y gastronomía, más nunca se alcanzará a ponderar la realidad de todo un gran acervo que nutre el sentir de hombres y mujeres que habitan estas tierras bañadas por el Sinú y el San Jorge.

Quiero presentar hoy a mis lectores una trilogía que ha posicionado a Córdoba en lugares de privilegio donde quiera se han presentado, donde quiera han llevado sus voces y sus mentes.

Son personajes de la Tradición Oral, pero que tienen un plus al que ellos han llamado el repentismo.

Ricardo José Olea Hernández. Nació en un pueblo que huele a Sinú en una fecha que sabe a corralejas. Lorica, Córdoba, un 20 de enero de un año que no recuerdo. Radicado en Buenavista hace más de 40 años donde ha dedicado su vida a la docencia.

Es el exponente contemporáneo más importante que tiene la Décima en el departamento de Córdoba. Ha representado a Colombia en eventos de este género en Cuba, Chile y Perú. Además, ha recorrido todos los festivales de la espinela que se realizan en el Caribe colombiano, certámenes en los cuales ha conquistado el primer lugar.

Luego de esta cosecha de triunfos se ha dedicado a ser jurado, dictar conferencias, escribir y poner en marcha el proyecto ‘La décima en el aula de clases’. Un proyecto con el cual busca que los niños y jóvenes de su Institución Educativa le encuentren el sabor a esta manifestación de la Tradición Oral.

Rubén Ariza Díaz. Con el cerro Colosiná como testigo se forjó entre cantos y versos hasta alcanzar la experiencia suficiente que le permitió ganar el concurso de la Piqueria vallenata en múltiples eventos que, mediante concursos, reúnen acordeones, mentes y voces.

Es un repentista absoluto. Le saca verso a todos los temas que le salgan al frente. Esa versatilidad y agilidad para crear los versos le ha significado alzarse en dos ocasiones con el primer lugar del concurso de Piqueria en el Festival de la Leyenda Vallenata, de Valledupar, máximo evento del folclor vallenato que también lo vio ocupar el segundo lugar del certamen en el presente año, en el cual se realizó de manera virtual.

Rubén Ariza Díaz reside actualmente en su natal San Carlos donde proyecta la creación de su escuela de formación dirigida a niños y jóvenes de ese territorio amantes de esta manifestación.

El objetivo de esta escuela es preservar la práctica del repentismo y del verso en las diversas formas que se practica en el territorio nacional.

Leobaldo Naranjo. Es muy difícil hablar de la trayectoria artística de este personaje. No es fácil ubicar los inicios de las prácticas en el arte de un hombre que ha llevado su voz a diversos lugares del mundo.

En el arte de la palabra Leobaldo es prolífico. Declama, guapirrea, es exponente de dichos y refranes, es animador y presentador de bandas pelayeras.

Su voz alcanzó la popularidad con la Banda 19 de Marzo de Laguneta cuando, en medio de los porros, irrumpía su voz diciendo por ejemplo: “Vuelve y hunde negra, que te quedó el pelo seco”.

Como declamador ganó varias veces el concurso nacional de declamadores que se realiza en Titiribí, Antioquia y ha llevado su estilo costumbrista a un alto número de eventos en el orden nacional. Leobaldo está radicado en Planeta Rica y su legado es enorme.

Es de alto grado de importancia encontrar el mecanismo para que estos exponentes de la Tradición Oral sigan preservando estas manifestaciones que le dan vida, que nutren nuestra diversidad cultural y que encuentra en estos tres estilos y estas tres voces unos dignos exponentes.


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube