Zenu Radio

A Propósito de… Voto en blanco

El voto en blanco tiene como finalidad que todo ciudadano colombiano manifieste su expresión política de disentimiento, abstención o inconformidad, y tiene unos efectos políticos frente a los candidatos que se presentan a una determinada contienda electoral. De esa manera diversos estudiosos del tema se han expresado.

En otras palabras, como dice Candelaria, “si no te quieren es mejor apartarse”. En política implica un castigo y rechazo a algunas personas dada su capacidad, comportamiento y falta de confianza.

De acuerdo con la sentencia C – 490 de 2011 de la Corte Constitucional el voto en blanco es “(…) una expresión política de disentimiento, abstención o inconformidad, con efectos políticos (…) el voto en blanco constituye una valiosa expresión del disentimiento a través del cual se promueve la protección de la libertad del elector (…)”.

Para las elecciones para alcaldías y gobernaciones en el año 2019, en las primeras pasó del 3,79 por ciento en 2015 a 5,09 este año (1’078.366 votos en blanco). Y para las gobernaciones subió del 7,92 al 11,19 por ciento (1’868.187 sufragios).

Recientemente, en las elecciones para la mesa directiva del Senado de la República, acaeció un hecho histórico en los Anales del Congreso cuando se produjo el triunfo del voto en blanco en contra de la designación del senador Gustavo Bolívar a la segunda vicepresidencia contabilizándose 66 votos en blanco contra 32 afirmativos.

Hay en ese hecho dos componentes. El primero es constitucional y al voto en blanco hay que darle la dimensión que se merece. La otra es política, cuando se llevan a cabo esas elecciones, siempre son productos de acuerdos, lo que llama la atención los resultados obtenidos.

Pero tratar de minimizar la importancia de ese voto en blanco arropándolo en el aspecto político, no es lo adecuado.

El derecho a elegir tiene un aspecto de vital importancia: El ciudadano no está obligado a elegir un candidato, cuando ninguno es de su preferencia, por ello se cuenta con la posibilidad de votar en blanco. 

Los congresistas tenían todo el derecho a votar como lo hicieron ante la limitación que era candidato único.

Hay que reconocer los efectos al inconformismo político respecto de los candidatos que participan en una contienda electoral o en este caso en particular, en la elección de la mesa directiva del Senado de la República , cuando los votos en blanco que se depositaron constituyeron una mayoría absoluta en relación con los votos válidos sufragados.

En conclusión, podemos establecer que: Votar en blanco no es botar el voto.

Nota al margen. Cumple 14 años de vida institucional el municipio de Tuchín. El tiempo dio la razón social de su existencia. La jurídica la defendimos por creer en ese proyecto.

Ab esse ad posse valet consequentia – De ser a poder, ¿prevalece? la consecuencia (Termino filosófico Aristotélico)