Zenu Radio

Matar a un viejo periodista como yo es un acto de cobardía: Edgar Astudillo ante amenaza de muerte

Montería. En las últimas horas se conoció las amenazas de las que fueron víctimas los periodistas del departamento de Córdoba; Rafael Gómez, Édgar Astudillo, Organis Cuadrado y Rafael Moreno.

Los periodistas aparecen en un panfleto firmado por las “Autodefensas Gaitanistas de Colombia”, en el que amenazan de muerte a ocho personas, entre ellas, a dos periodistas del departamento de Córdoba: Rafael Gómez y Édgar Astudillo.

Astudillo Vásquez, quien hace parte de esta casa radial www.zenuradio.com expresó a través de un comunicado a la opinión pública su preocupación ante este lamentable hecho.

COMUNICADO:

EDGAR FRANCISCO ASTUDILLO VÁSQUEZ

En mi condición de ciudadano y periodista, ante la situación de incertidumbre que me han originado varios hechos de intimidación de los que he sido víctima en los últimos meses, me permito informar de manera resumida:

  1. El jueves 13 de mayo, en horas de la mañana, recibí una llamada de un desconocido quien me increpó y  advirtió que no celebraría más mis 50 años de  trabajo periodístico, porque ellos no iban a permitir que yo le siguiera haciendo propaganda  a los politiqueros que viven criticando al gobierno y haciéndole daño al país. Agregó que ya me habían perdonado mucho y que me callara,  o fuera a joder a otra parte. Después lanzó toda clase de  insultos y agravios que no escuché. También ese día recibí un mensaje en el que el remitente me advirtió que estoy sentenciado a muerte.
  • El 18 de mayo recibí dos mensajes de textos similares en los que me informan que la orden de asesinarme está dada y que la sentencia de muerte será ejecutada porque ellos tienen presencia en toda Córdoba.
  • El jueves 3 de junio recibí otro mensaje en el que me acusan de  simpatizante de la guerrilla y apoyador de líderes sociales, reiterándome el aviso de muerte. Los  mensajes consignan las siglas AGC correspondientes a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia.
  • Hace tres días, recibí copia de un panfleto supuestamente enviado por las Autodefensas Gaitanistas de Colombia en el que figura mi nombre y el de otros tres periodistas  del departamento. Además, los nombres de varios líderes sociales, líderes de víctimas y reclamantes de tierra. Fui informado que varias de las personas que figuran allí formularon la correspondiente denuncia. Hice las consultas del caso y también formularé la denuncia.
  • Como es de amplio conocimiento, he sido un periodista crítico del paramilitarismo y del nuevo narco paramilitarismo, así como de toda organización armada ilegal. En la subregión del San Jorge hay una notoria expansión del Clan del Golfo, hecho que he cuestionado, y que tengo entendido, no es de la complacencia de los cabecillas de esa organización, quienes me han hecho saber que no quieren que hable nada de ellos.
  • Hoy, mi imperativo periodístico es desarrollar la labor informativa con resiliencia, resistencia y persistencia, imponiendo en el trabajo, claros objetivos de pluralidad, paz y servicio comunitario; promoviendo una sociedad más justa, humana y democrática. Ya tengo 69 años de edad y cincuenta de actividad periodística. Aspiro a morir  de viejo y no acribillado por las balas de la violencia narco-paramilitar. He sido un luchador por la vida, la paz y la democracia,  y en esta causa, espero morir con la bendición y el perdón de Dios, mi eterno protector y  sostén de vida.
  • Deseo ver crecer a mi hijo Samuel, mi nueva inspiración y bandera de lucha, como un hombre de bien, en una sociedad mejor. Mancharse con la sangre de este viejo, sería un insulto a la valentía y un acto inocuo que nada contribuye al buen nombre de las AGC,  o de cualquier persona declarada mi contradictora  y enemiga.
  • A las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, las exhorto a que digan si ellas son las  autoras de estas amenazas. Si están decididas a cegar la vida de periodistas, líderes de víctimas, líderes sociales y reclamantes indefensos de tierras. Si es así, su causa es arbitraria, injusta, criminal y antipopular.  No es una justa causa. Contrarían  el noble y valeroso pensamiento del  caudillo Jorge Eliecer Gaitán.
  • Soy de los que piensan que la política antidroga que aplicamos en nuestro país no es la más acertada. Creo que todos los actores armados del conflicto, deben tener la oportunidad de la negociación, la desmovilización y la reinserción, como la han tenido otras organizaciones. Quiera Dios que esa posibilidad algún día llegue y Ustedes, desde la civilidad, contribuyan a un mejor país para nuestros hijos y nietos.

Dios siga bendiciendo y protegiendo a quienes leyeron este comunicado. Dios me siga protegiendo con su misericordia y larga complacencia.