Zenu Radio

Paráclito y abogados

El arte de ayudar tiene una relación bastante estrecha con el significado de la palabra abogado.

Traemos a colación la palabra paráclito (Espíritu Santo, consolador de los fieles) que viene del latín paraclitus y este del griego παράκλητος (parakletos = defensor, el que intercede para ayudar).

Es por esa última convención del griego que se asimila defensor con abogado. Abogado podría decirse es quien aboga por algo o por alguien.

«La palabra griega traducida ‘consolador’ o ‘consejero’ (como se encuentra en Juan 14,16, 26; 15,26 y 16, 7) es parakletos. Esta forma de la palabra es incuestionablemente pasiva y correctamente significa ‘uno llamado al lado de otro’; en otros términos defensor».

En el contexto griego la palabra paráclito significando o asimilando al término de abogado o más sencillamente defensor, es aquel que ayuda al imputado a defenderse en un proceso.

Por otro lado, en el contexto hebreo, paráclito hace relación al que intercede por los hombres ante el tribunal de Dios; en el evangelio de Juan, el paráclito no es abogado ante el tribunal de Dios, sino abogado y defensor entre los discípulos.

«Así pues, en conjunto, paráclito, tanto en el contexto griego como en el hebreo, significa siempre abogado, defensor o intercesor«.

Pretender equiparar en materia terrenal un término que se podría usar para darle una connotación religiosa al apostolado en el ejercicio de la abogacía, buscando ambos  la verdad completa, es bastante riesgoso y atrevido.

Al buscar ‘la verdad completa’, el abogado debe actuar bajo principios estrictos de ética profesional, para ello, debe tener muy claro su actuación dentro del marco general como lo establece Kenneth Burbano Villamarín, director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre, al expresar que: «En una sociedad desestructurada como la colombiana, la ética se constituye en el bastión que permite hacer frente al deterioro del Estado de derecho, a la crisis de las instituciones y al desprestigio de las profesiones. La ética, no solo como estudio de la moral sino de la acción humana, es la respuesta a las actuaciones cabales de los miembros de una sociedad».

Por otra parte, según el diccionario, la ética es el conjunto de reglas y principios morales que regulan el comportamiento y las relaciones humanas. Pues, de su ética y de su moral depende la realización en una sociedad de valores jurídicos esenciales para alcanzar el orden.

El magistrado de la Comisión de Vigilancia Judicial Mauricio Rodríguez Tamayo, en evento reciente sobre el tema expresó: «La ley 1123 de 2007 es la carta de navegación que regula la integralidad de los deberes profesionales que nos son atribuidos».

Para ser buen consejero en la profesión de abogado o en cualquier otro menester, debe existir una formación sólida que permita que la ética profesional sea factor primordial en las actuaciones.

Nota al margen.

Un abogado es una persona que viene para ayudar o que defiende un caso ante un juez. Los abogados ofrecen apoyo, fortaleza y consejo, e interceden cada vez que sea necesario.

Ul litigatores pro patrociniis certam iustamque mercedem dare – Que los litigantes den a los patrocinadores una merced cierta y justa-

William Quintero

Abogado egresado de la Universidad Libre de Bogotá. Cuenta con una firma de más de 40 años de experiencia, 21 años como conjuez de los Tribunales Superior, Sala Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura, Tribunal Administrativo de Córdoba; Reconocimiento en el año 2020 por su aporte como Juez, por más de 20 años; presidente del Instituto de Derecho Administrativo de Córdoba; miembro fundador y Consejo Directivo del Colegio Colombiano de Abogados Administrativo.

Asesor en varios municipios de Córdoba, Defensor Público en la rama del derecho administrativo en Córdoba, y asesor de la Gobernación de Córdoba en la Comisión de Delimitación con el departamento de Antioquia.

William Quintero