Zenu Radio

Timoclea, una mujer verdaderamente empoderada

Históricamente las mujeres han sido subyugadas por el hombre y para nadie es un secreto que en los tiempos de la antigüedad las mujeres eran mucho más sometidas por los mismos, pero en la antigua Grecia, una mujer de nombre Timoclea, decidió no dejarse humillar por nadie y mantuvo su integridad moral a pesar de que le pudo haber costado la vida.

Timoclea fue una mujer de familia guerrera, pues su hermano era Teagenes, el último comandante del famoso batallón sagrado.

En el 335 a.C., durante la campaña de Alejandro Magno en los Balcanes, la ciudad fue conquistada. El jefe de una banda tracia, también llamado Alejandro, ocupó la casa de Timoclea, se hizo servir la comida y luego agarró a la mujer, la llevó a una de las habitaciones y la violó sexualmente. Cuando terminó de violarla, la sometió a un interrogatorio para averiguar dónde se escondían más riquezas. Tras amenazarla, le ofreció quedarse con ella y casarse con ella.

Timoclea vio la oportunidad de vengarse de la violencia. Esa misma noche, condujo a Alejandro a un pozo en el que, según él, había escondido sus posesiones.

Se asomó al pozo intentando ver el tesoro, pero por supuesto no había nada esperándole. Timoclea le empujó y le hizo caer al fondo.

(Cuadro de 1659 de Elisabetta Sirani que representa la escena en cuestión).

Inmediatamente después le lanzó todas las piedras que tenía a mano, hasta matarlo. Los soldados de la banda tracia la descubrieron, pero, habiendo recibido órdenes de detener la matanza, la llevaron ante su general Alejandro Magno.

Plutarco relata que la mujer “apareció, en apariencia y andadura, llena de dignidad y valor, mientras, sin turbación ni temor”, dijo: “Mi hermano era Teagenes, que cayó contra vosotros en Queronea por la libertad de los griegos, para que no sufriéramos esta violencia; pero ya que he sufrido esta indignidad, no me niego a morir: y de hecho quizá sea mejor que no soporte, sobreviviendo, otra noche como ésta.”

Alejandro admiró tanto el discurso de la mujer que la dejó libre.

Zenu Radio