Zenu Radio

Mantenimiento y seguimiento en Vehículos

Para comenzar, debemos tener claro ¿qué es el servicio mayor de los vehículos? y esto a su vez nos proyecta una serie de acciones que debemos tomar, para tener control adecuado del buen funcionamiento de nuestro vehículo.

El servicio mayor en los vehículos, son las revisiones que generalmente se hacen cada 20.000 km y que implican además del cambio de lubricante del motor (realizado cada 5.000 ó 10.000 km según la calidad de lubricante, condiciones operativas o en su defecto condiciones del vehículo mismo) una serie de revisiones que no pueden pasar por alto, si queremos que el vehículo nos preste el mejor de los servicios.

Para ello, comencemos con la llegada del vehículo a zona de mantenimiento, en donde se deben proteger las sillas, timón, tapetes de piso y laterales externos del vehículo, para evitar ensuciar la cojinería y los tapetes de posible aceite o grasa, de igual forma evitar rayar la pintura, pues los mecánicos normalmente tienden a tocar externamente el vehículo al trabajar en el.

Pasamos a la primera etapa del servicio, en donde se cambia el aceite motor, filtro de aceite, filtro de aire, filtro de combustible.

Luego pasamos a las llantas, en donde se revisa su estado, se verifica el estado de los rines, pues de ello depende si se requiere balanceo del conjunto. Importante aquí mirar la vida de las llantas, la cual está determinada por la profundidad de desgaste.

El siguiente paso consiste en la revisión del sistema de frenos, midiendo detalladamente el desgaste de pastillas y/o bandas, según los establecido por el fabricante (Reglillas de medidas), sin faltar la revisión del nivel de líquido de frenos, el cual debe estar en los parámetros de nivel del depósito, a no ser que exista alguna fuga.

Siguiendo con los niveles, revisamos nivel de aceite dirección (si lo requiere), nivel de refrigerante del sistema de radiador, nivel de líquido limpia vidrios, y nuevamente verificar el nivel de aceite motor, para que quede al nivel adecuado, ni muy bajo o pasado de nivel.

Llegamos así a las mangueras y correas, las cuales no deben presentar cuarteaduras, en el caso de las mangueras importante observar que no estén filtrando algún líquido y que a su vez las abrazaderas estén en buenas condiciones. De aquí es relevante saber el kilometraje estipulado por el fabricante para cambio de la correa de repartición o correa de tiempo (por lo general algunas marcas lo hacen a 40.000 km) si su vehículo lo requiere, pues en el mercado encontramos vehículos con motores a cadenilla en el sistema de repartición.

Luego pasamos a revisar el sistema de escape en donde se revisa el estado del ducto completo de escape, silenciador, resonador, catalizador los cuales no deben estar rotos o despegados al igual que los soportes del conjunto en general.

Por último, pero no menos importante, se revisa el funcionamiento de aire acondicionado, estado del filtro del A/Acondicionado, estado de batería, estado de farolas delanteras y traseras (talco o cristal en buen estado), luces direccionales delanteras y traseras, luces de parqueo, luces bajas, luces altas y luces exploradoras si el vehículo lo requiere.

Parece trivial, pero la mayoría de las veces se evitan por razones de tiempo o para ahorrar un poco de dinero.


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube