Zenu Radio

Tu eres lo mejor

No te compares con nadie. 

En ocasiones llegan a nuestro ser una serie de sensaciones que posiblemente pueden estar moldeadas por medios externos y que nos hacen considerar que como personas somos poca cosa, que no valemos nada, merecedores de todo lo malo, que hemos perdimos todas nuestras defensas, somos caris bajos, con una perspectiva negativa del futuro, envueltos en la crítica y en la destrucción de nuestra integridad como seres humanos. Cuando llegan este tipo de pensamientos, no nos damos cuenta que el amor propio se convierte en el músculo primordial para tener una vida más digna, hábil y satisfactoria.

Tal vez este tipo de circunstancias nos pueden generar una sensación de desamparo porque sentimos que no contamos con la protección que necesitamos, insuficientes porque tenemos una gran incapacidad para realizar adecuadamente nuestras funciones, devaluados porque rebajamos nuestro valor como hombres o mujeres e incapaces porque no tenemos la capacidad para reconocer las fortalecen que nos hacen únicos.  

Si algunos de estos argumentos resuenan contigo o con alguna persona cercana a ti, es importante que sepas que estas interpretaciones son exclusivas de la persona que lo siente. También es posible que a nivel emocional estas condiciones puedan estar generando cualquiera de las siguientes emociones; abandono, bondad, comprensión, enjuiciamiento, fastidio, humillación, lástima, menosprecio, odio, pánico, repudio, sumisión y tristeza.

Mi invitación para hoy es que reflexiones acerca de la situación que vives actualmente y aprendas a identificar las oportunidades de aprendizajes que este tipo de experiencias quieren regalarte y sobre todo a que reconozcas que juicios te impiden darte cuenta de que eres un ser extraordinario, con virtudes y defectos que se pueden mejorar. También necesito que sepas que Dios quiere que todos los seres humanos vivamos con gozo, paz, tranquilidad y alegría, pero si tu dejas entrar lo negativo a tu vida pones todo lo maravilloso por fuera, ya que el espacio que le das a lo positivo en tu mente es muy limitado o nulo.

Esto me mueve a preguntarte ¿Cuál es el tesoro más valioso que has perdido en estos últimos años de tu vida y que crees que era una parte fundamental de la esencia de tu ser?

Si crees que has perdido un gran tesoro en tu vida, tal vez sientas que ya no eres el mismo de antes, que tu valor como persona ha cambiado, que existen necesidades que no son satisfechas por otros y en las que en gran medida solo puedes responder tu. Ahora si estas palabras cobran sentido en tu vida, quizás este es el momento apropiado para atender las emociones que sientes, porque los propios pensamientos en ocasiones llevan impresa la mentira y el boicoteo, pero las emociones no engañan y hay que saber entenderlas, descifrarlas para lograr transformar todas aquellas situaciones que nos desafían o que necesitamos transformar con urgencia.

Una de las emociones que se convierte en el enemigo para explorar la mejor versión de uno mismo es la falta de valentía, ya que cuando lo sentimos, estamos propensos a ser personas que experimentan un miedo constante, ansiedad o vergüenza frente al valor que tenemos como personas. También es posible comenzar a caer en la falta de coraje para analizar, cambiar y superar actitudes con respecto a las relaciones personales que tenemos en nuestro entorno.  Ser valiente es una elección consciente, de poner a prueba nuestras capacidades, nuestros límites y bloqueos. Por tal razón la valentía se convierte en un reto al que nos exponemos para crecer, aprender y superarnos.

Mi recomendación es buscar apoyo profesional de un coach, psicólogo o terapeuta, de acuerdo al caso de cada persona, para identificar el tipo de proceso que necesitan iniciar. También es importante tratar de comprender y/o interpretar los pensamientos, juicios y emociones que están moldeando a la persona que vive esta experiencia, para acompañarlo a hacerse responsable de la situación que vive y promover el desarrollo de una autoestima sana.

Hay una frase de Frida Kahlo que dice: Tú mereces lo mejor de lo mejor porque, tú eres una de esas pocas personas que, en este mísero mundo siguen siendo honestas consigo mismas y esa es la única cosa que realmente cuenta” 

Por eso es importante aprender a gestionar nuestras emociones, a modular todos nuestros pensamientos, atender con prioridad aquellos asuntos que son relevantes y que necesitan ser atendidos con urgencia para permitirnos tener una vida llena de bienestar a nivel físico, mental, emocional, espiritual. A cambiar las palabras que te limitan, por palabras que te regalen la posibilidad de construir la mejor versión de ti, enfrentándose a una nueva realidad en donde todo tu mundo se llena de luz, paz, amor y bienestar para tu vida. 

En este preciso instante quisiera que empieces a verte como una persona capaz de reconocer cada una de tus fortalezas, enfocado en atraer todas las cosas que merece tener en la vida y dispuesto a trabajar para lograr llegar a hacer el mejor en todo lo que haces con el corazón.

Recuerda ¡no creas todo lo que piensas más bien créete todo lo que sientes!


Mi labor como facilitador de tu ser emocional, consiste en acompañarte amorosamente a vivir un proceso de aprendizaje, en donde puedas escucharte a ti mismo para reconocer los factores que han moldea tu mundo interpretativo (creencias/juicios/emociones) que te limitan y te impiden transformar la realidad que percibe hoy como observador.


Te invito a que me sigas en todas mis redes sociales como compartir experiencias.



Si quieres conversar acerca de la situación que vives reserva una sesión en mi perfil de Tijiko