Zenu Radio

Música impopular

«La cultura es la memoria del pueblo, la conciencia colectiva de la continuidad histórica, el modo de pensar y de vivir»: Milan Kundera. Esta frase además de real viene a mostrar lo que se vive actualmente en materia musical en los territorios del Caribe colombiano.

Hoy por hoy la música tradicional de las ciudades caribeñas están como muchas especies animales, en grave riesgo de extinción y con el agravante de que al menos hay ambientalistas para su defensa, hecho que no ocurre con la cultura y específicamente de la música vernácula, fenómeno que se debe en gran medida a la inconciencia individual y colectiva que no van a permitir la continuidad histórica en poco tiempo.

La difusión de la música tradicional como el porro, la cumbia, el bullerengue, fandango, la puya y todas aquellas sonoridades que claramente nos han identificado ante los demás territorios del país es de porcentaje cero, no existe regulación frente a la programación sonora de las emisoras y medios digitales de reproducción de música pese a que hace parte del patrimonio de la nación no hay políticas, programas y proyectos que incentiven la radio difusión de nuestro acervo cultural sonoro.

Lo anterior, sumado al descontrol de las emisoras serán en definitiva la receta que nos llevará al olvido que ya se está viviendo y que sin remedio continuará. Las estaciones de radio de todo el país están atiborradas de programación de la llamada ‘música popular’ que es un apéndice de la ranchera con raíces mexicanas que tiene gran asiento en nuestro país.

Esto  no se trata de una competencia de géneros es un tema de reconocimiento de las diferencias y reconocimiento cultural. Las expresiones sonoras del Caribe no gozan de espacios en emisoras de carácter comercial, son pretexto justamente de que es una música no muy comercial por no decirnos que es ‘impopular’, argumento que llevamos escuchando por décadas por parte de programadores olvidando de un solo tajo la responsabilidad social que se tiene frente a los contenidos que se emiten.

Actualmente, un niño de 9 a 12 años sabe perfectamente quien es Jessi Uribe o Paola Jara y al mismo tiempo no tiene ni idea quien podría ser Pablo Flórez, o cualquiera de las bandas propias de nuestra región que paradójicamente tienen mejor trato en otras latitudes y que tienen la misma estructura sonora de las bandas mexicanas que hoy se escuchan.

La defensa de los temas culturales ha de ser precisamente de quienes conocen, han vivido y se identifican con la cultura. No acaba uno de entender como en un país donde desde el ejército para abajo te perfilan, terminamos con una ministra que no solo desconoce los temas si no que no tiene la formación para ello y es ese mismo desconocimiento el que le impide tomar acciones de preservación de algo que para muchos no es más que un tema de simple programación radial cuando en realidad es la carretera a la desaparición cultural de territorios ancestrales.  

«Las personas sin conocimientos de su pasado, su origen y su cultura, son como un árbol sin raíces».

Elvis A. Guerra H.

El columnista Elvis Guerra, posee título de contador público y es especialista en gerencia pública. Además es músico y gestor cultural.

Elvis Guerra