Zenu Radio

Jueza de día, influencer el resto del tiempo

¿Quién dijo que para ejercer una profesión se tiene que vestir como un mojigato en todo momento? Bueno, los que lo digan deben de conocer este singular caso que nos muestra a una mujer que no sólo se destaca como una de las juezas más profesionales y duras del país, sino como una mujer aguerrida que con su esfuerzo y dedicación se ha convertido en una figura pública por las redes sociales.

 

Vivian Polanía, es el nombre de esta destacable mujer, quien es juez primero penal con función de control de garantías bacrim (bandas criminales) y que, a su vez, nos demuestra que se puede llevar un estilo de vida fitness.

 

Su salto a la popularidad se dio desde finales de octubre del año pasado, cuando estalló una polémica por su estilo, y luego de varias entrevistas en medios nacionales la mujer ha recobrado mayor notoriedad.

 

La mujer ha contado en diversas ocasiones lo difícil que ha sido llevar este estilo de vida, pues desde que llegó en condición de provisionalidad como juez primera penal, ha recibido consejos por parte de algunas amistades, quienes le empezaron a manifestar que existían molestias entre algunas personas que hacían parte de su círculo laboral, específicamente por sus piernas.

 

La juez aseguró además que, en su momento, su caso llegó a ser tan mediático que terminó investigada. Polanía fue investigada de manera disciplinaria por una sesión de fotografías en vestido de baño, en su condición de juez.

 

Aun así Polanía ha aclarado que su única fuente de ingreso es su salario como jueza de la república, al tiempo que señaló que mientras ha sido funcionaria no ha recibido dinero de nadie y que no le importa lo que le digan pues independientemente, ella se considera alguien profesional y que, durante sus jornadas laborales, usa su respectiva toga para evitar las miradas lascivas.

Zenu Radio