Zenu Radio

Trastorno afectivo bipolar, una realidad en ascenso

Escuchar hablar de trastorno afectivo bipolar en nuestro medio resulta, cada día, más común; aun cuando la estigmatización social y el desconocimiento de signos y síntomas llevan a un sub-diagnóstico del mismo.

Es por esto que es importante hablar de él con claridad, brindando la información necesaria y tratando de minimizar los temores, tal como sucede con otras enfermedades crónicas, como la diabetes, el asma o la hipertensión arterial.

Varios estudios científicos realizados en los últimos años han demostrado que un mayor conocimiento sobre las características de ciertas enfermedades psiquiátricas y su tratamiento, disminuyen la frecuencia de recaídas y mejora la calidad de vida del paciente y su familia.

El trastorno afectivo bipolar afecta los mecanismos que regulan el estado de ánimo. La persona que sufre trastorno bipolar pierde el control sobre su estado de ánimo y este tiende a describir oscilaciones más o menos bruscas, que van desde la euforia patológica (manía) a la depresión, sin que estas estén relacionadas con factores del mundo exterior necesariamente.

Su curso suele ser crónico, episódico y recurrente. El tratamiento psicoterapéutico es imprescindible, así como lo es el abordaje farmacológico; por tanto, es indispensable el acompañamiento continuo de todo un equipo interdisciplinario encabezado por psiquiatría.

Conocer los signos y síntomas de esta patología serán el mayor aliado para la detección temprana y el tratamiento oportuno. Identificarlos no es tan complicado, una vez existe una familiarización con ellos.

Aquí dejaremos algunas precisiones a tener en cuenta, que podrían funcionar como puntos de alarma. Existe una nemotecnia que abarca los síntomas de uno de los polos de este trastorno, que conocemos como manía: “DIGFAST” (Distractibilidad, Insomnio – definido como la falta de necesidad de sueño, Grandiosidad, Fuga de ideas, Aumento del ritmo de actividades, Hablar rápido, Conductas de riesgo).

Por otra parte, tenemos el polo depresivo, con síntomas como: ánimo muy triste, cansancio, aumento de horas de sueño (o insomnio), pérdida de ilusión por las cosas, ansiedad, apatía, desvaloración de uno mismo, pesimismo e ideas de muerte.

El trastorno afectivo bipolar genera un creciente interés dadas sus elevadas repercusiones e implicaciones clínicas. Fruto de ello, han sido creadas unidades específicas destinadas a su estudio, así como asociaciones de pacientes y familias.

Con lo anterior, se busca cada día brindar la información y ayuda a más personas. Conocer el punto de vista de los pacientes y sus familiares en el proceso resulta un asunto clave en la práctica clínica que puede redundar en una mejoría en el curso clínico.

Por esto, ante la detección de signos o síntomas de alerta, la invitación es a buscar ayuda profesional, recordando que prevenir es preguntar y todos podemos ser salvavidas.

Por: INDIRA PAOLA ANGULO DÍA, Medica- Con Experticia En Psiquiatría. Especializanda en Gerencia Administrativa de Salud.


Más noticias de Colombia y el mundo en www.zenuradio.com – Síganos en nuestras redes sociales haciendo clic aquí: TwitterFacebookInstagram y YouTube